x

7 consejos que te ayudarán a evitar el síndrome de estrés por mala praxis

El síndrome de estrés por mala praxis puede ocasionar rabia, ansiedad, pérdida de libido, insomnio y baja autoestima, entre otros síntomas.
Share on twitter
Share on facebook

Aunque es un hecho que las denuncias contra médicos pocas veces resultan condenatorias, todas, sin excepción alguna, pueden causar síndrome de estrés por mala praxis a los profesionales de la salud. Por ello, el consejo que mejor funciona para evitar los síntomas de este trastorno es, como indican los expertos, actuar con competencia técnica en el marco de una buena relación médico paciente.

Por ello, existen prácticas médicas que nunca se deben perder de vista:

  1. Informar ampliamente al paciente. Dedica a esta tarea todo el tiempo que sea necesario y enfatiza preguntas como “¿necesita más información?” y “¿queda todo claro?”.
  2. Seguir al pie de la letra guías clínicas, protocolos y documentos de consenso. Esto reducirá el riesgo de cometer errores, ya que para eso están pensadas.
  3. Investigar si hay factores de riesgo antes de aplicar un tratamiento o hacer alguna exploración invasiva a fin de prevenir daños innecesarios.
  4. Anotar y adjuntar toda información relacionada con el paciente en la historia clínica. Esta es una obligación legal asentada en la Ley General de Salud cuyas especificaciones técnicas del expediente clínico se exponen a través de la NOM-004-SSA3-2012. Además, este documentado médico suele servir como respaldo en caso de acusación por mala praxis.
  5. Optar por exploraciones, intervenciones y tratamientos con el menor riesgo posible. Esto parce una obviedad para médicos experimentados, pero vale la pena recordarlo.
  6. Hacer checklist para comprobar el cumplimiento de las medidas de seguridad.
  7. Evitar hablar mal de otros médicos. Con esto evitas mala comunicación entre colegas.

postsaludiario-4-enero-16-03

La mayoría de denuncias por mala praxis suelen deberse a falta de información del profesional de la salud o de su equipo de colaboradores, insatisfacción, lesiones o complicaciones derivadas del acto médico. Sin embargo, además de la responsabilidad que implica responder ante las autoridades correspondientes, el médico puede experimentar rabia, ansiedad, preocupación, pérdida de libido, vergüenza, insomnio, irritabilidad, dificultad para concentrarse y baja autoestima como consecuencia del síndrome de estrés por mala praxis.

Asimismo, acusaciones de este tipo pueden tener efectos negativos en el equipo de colaboradores, ocasionando miedo y tendencia a practicar Medicina preventiva, lo que obviamente es riesgoso para el paciente y para el profesional de la salud. Por tanto, conviene mantenerse atento a cada una de las medidas que pueden evitar denuncias por mala praxis.

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD