x

Controla tus emociones en el trabajo negativas con estos tips

La cultura laboral que impera hasta ahora impulsa a los trabajadores a reprimir sus emociones y estallar en cualquier otro lugar, menos en el lugar donde trabajan.
Share on twitter
Share on facebook

El enojo, frustración, miedo, ansiedad y estrés en el trabajo son sentimientos absolutamente normales en cualquier ser humano, sin embargo, la cultura laboral que impera hasta ahora impulsa a los trabajadores a reprimir sus emociones y estallar en cualquier otro lugar, menos en el lugar donde trabajan.

¿Qué hacer para no perder el control?

Para empezar debes reconocer lo que estás sintiendo en el momento, ya que ignorar tus emociones no te ayudará a aceptarlas y podrías estallar en el momento menos adecuado.

Cuando te enfrentes a una situación que te impacta de manera negativa, tómate un tiempo para analizar qué la provoca, qué te hace sentir y cuál es la mejor forma de enfrentarla.

Aquí te damos algunas recomendaciones para abordar con inteligencia emocional algunos de los sentimientos negativos típicos que ocurren en el trabajo.

Enojo

El primer paso es identificar qué te está molestando. Si sentirte enojado detona tu ira, lo mejor será que te despejes por un momento. Toma cinco minutos para salir de tu consultorio, camina y siéntate un momento a ordenar tus ideas.

Una vez que te has serenado, actúa. Primero analiza ¿qué te ha enojado?, ¿está en ti controlar la situación?, ¿puedes lograr que otros modifiquen lo que te molesta? Si la respuesta es sí, actúa, pero siempre estando relajado.

Ansiedad

Las situaciones desconocidas o repentinas pueden causarnos mucha ansiedad. Generalmente involucran circunstancias que están fuera de nuestro control, por ello generan estrés y miedo.

La ansiedad puede afectarnos cuando pensamos una y otra vez en un tema sobre el que posiblemente no tenemos el control. Por eso, en lugar de agobiarte por algo sobre lo que no puedes influir, piensa en alternativas que te hagan sentir bien, como tomarte unos días de descanso o salir a pasear con tu familia o amigos.

Frustración

Cuando trabajamos duro y no obtenemos el resultado esperado aparece la frustración, que a menudo nos bloquea y nos hace pensar que todo esfuerzo es inútil y que no hay otras soluciones posibles.

En lugar de interpretar las situaciones como ‘fracasos’, míralos como intentos, y tómate el tiempo de evaluar la estrategia y aprender del error. Ejercita tu paciencia y prueba otra vez.

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD