x

Estudiantes australianos recrean fármaco contra VIH a bajo costo

Los estudiantes recrearon Daraprim, fármaco cuyo precio se disparó 5 mil por ciento en septiembre de 2015 gracias a Turing Pharmaceuticals y Martin Shkreli.
Share on twitter
Share on facebook
Cartel-Farmaceutico-Farmaceuticas-Practicas-Monopolicas-Medicinas

Uno de los grandes objetivos de la industria farmacéutica es el de encontrar la cura para aquellos males que aquejan a la especie humana… aunque a cambio de un precio, el cual no siempre es módico. Claro ejemplo de lo anterior es Daraprim, fármaco utilizado en el tratamiento del VIH, cuyo precio se disparó en 5 mil por ciento tras su adquisición por parte de Turing Pharmaceuticals y Martin Shkreli… y para el cual finalmente se ha creado un sustituto.

El fármaco en cuestión se trata de un hallazgo realizado por estudiantes australianos del Sydney Grammar, quienes lograron recrear los efectos de la citada medicina por un costo de únicamente 2 dólares australianos (25 pesos aproximadamente).

Cabe recordar que el costo del Daraprim pasó de 13.50 dólares (275 pesos) a 750 dólares (15 mil 290 pesos) en septiembre del año pasado luego de que los derechos sobre el fármaco fueran adquiridos por Turing Pharmaceuticals, hecho que la valió a Martin Shkreli ser designado como “el hombre más odiado del mundo”.

La píldora, utilizada para combatir la toxoplasmosis, fue recreada por los estudiantes valiéndose del apoyo de la Universidad de Sidney, pero también de otros científicos, pues los resultados de la investigación estuvieron siempre disponibles a través de internet para ser intervenidos por cualquiera y acelerar así el progreso.

Sin embargo, el mundo no puede cantar victoria aún, pues aunque el fármaco no cuenta con una patente que impidiera su comercialización, Turing Pharmaceuticals controla la distribución y venta del mismo, por lo que el fármaco creado por los estudiantes australianos necesitaría de la autorización de la trasnacional para hacer una comparación entre ambos y en caso de una negativa deberían de encontrar la manera de financiar su propio estudio clínico.

Por su parte Shkreli aprovechó la oportunidad para felicitar a los alumnos australianos, aunque a la vez señaló que “y nunca, jamás comparen su preparación con la mía. Mejor rendimiento, mayor pureza, mayor escala. Tengo un candado en el juego de la síntesis”.

Compartir

Lo más Reciente

ÚNETE A LA COMUNIDAD DE PROFESIONALES DE LA SALUD